Seguidores

miércoles, 14 de enero de 2015

Mamá Cangrejo: El Parto


twitter

Prácticamente la tenía lista, lista para programar tras los últimos repasos ortográficos y gramaticales pero no me convencía así que hoy me he levantado dispuesta a escribirla de nuevo.

Así que aquí estoy, dispuesta a contaros mi experiencia sobre lo maravilloso del parto, y no es ironía.

Hay tantas historias de partos como partos en sí y yo tenía en mi cabeza dos referentes en este tema: mi madre y mi tía.

Mi madre porque se puso muy nerviosa en los dos partos, parece ser que no colaboraba mucho y el primero (mi hermano) terminó en cesárea y el segundo (yo) casi también aunque al final se quedó ‘sólo’ en fórceps.

Mi tía porque con los dos primeros partos se fue muy pronto al hospital y aquello se le hizo eterno. Con el tercero esperó tanto que casi se le sale, desde que llegó al hospital hasta que nació mi primo pasó apenas una hora.

El momento de dar a luz es algo en lo que todas las mujeres pensamos cuando estamos embarazadas, algunas piensan en ello hasta sin estarlo (conozco varios casos de chicas que no se deciden a tener hijos por miedo al parto).

Durante el embarazo me fui preparando para ese momento, que si ejercicios para fortalecer suelo pélvico, respiraciones, infusiones, masaje perineal… todo para que la experiencia fuera lo más bonita y fácil posible.

El parto no es un examen al que a última hora decides no presentarte, el parto VA A OCURRIR. Es por ello que considero que estaba muy mentalizada a lo que el parto podía significar: muchas horas, mucho dolor, esfuerzo, cansancio e incluso la posibilidad de acabar en cesárea.

Existe la posibilidad de llevar al hospital tu plan de parto pero yo en mi caso no lo vi necesario, me informé y confirmé lo que sabía sobre el protocolo que se seguía en mi hospital y lo único que le dije a mi marido fue: por si me pongo nerviosa, quiero que todo sea lo más natural posible pero no me opongo al hecho de que tengan que intervenir con algo. Y por favor, si es cesárea que nadie coja al bebé hasta que yo llegue a la habitación.

Y aunque no lo llevé escrito sí que tenía mi idea sobre el parto: dilatar en pelota de Pilates y dar a luz de pie, sin epidural y sin episiotomía.

También tenía mi idea sobre el post parto inmediato, cómo sería el ingreso.







El post parto inmediato fue muy malo y os lo cuento primero para no terminar la entrada con mal sabor de boca.

Sangré un poco-bastante y estuve bastante floja hasta el alta, de hecho al alta me fui a casa de mi madre.

Pero antes de llegar a casa de mi madre.


Días  previos

Salía de cuentas el día 10 y desde antes de ese día la pregunta era continua: ¿ha pasado ya? Tengo una panza como una sandía, ¿tú que crees?

La verdad es que en la semana previa tuve los nervios a  flor de piel, más por lo metiche de alguna gente que por mí misma. Sin embargo el día 13 me levanté de muy buen humor: llevaba 9 meses esperando ese momento y no quería pasar los últimos momentos de mi embarazo de mala leche.

Además, el día 9 había echado el tapón mucoso, en la revisión del día 11 ya aparecían contracciones preparatorias y me habían dicho que si para el 18 no había dado a luz lo provocarían. Bueno, también estaba el comentario de la matrona el día 11 (mientras me miraba de arriba a abajo): tranquila, si a la semana que viene no llegas.

El mismo día 13 estuve de tiendas y disfrutando/sufriendo en casa con el ridículo de España en el mundial. Estaban mi hermano, mi sobrino y mi cuñada en la puerta despidiéndose (12 de la noche) cuando quedamos en avisar con cualquier cosa.


Me pongo de parto

Esposo se había quedado arreglando la bañera de pequeña princesa y yo decidí acostarme porque estaba muy cansada. Recién acostada me repitió un calambrazo como el que me había dado apenas 20 minutos antes.

(perdonad la ordinariez)

Joder Óscar, me han crujido todos los huesos del chocho.

Minutos después… voilà, rompí aguas. Esposo me ayudó a ir al baño, lo preparó todo y me recordó que yo quería ducharme antes de ir al hospital.

Desde a casa hasta la consulta tuvimos que hacer varias paradas porque creedme, cuando se rompe aguas… se nota. ¿Sabéis lo que es un grifo? Pues eso, jajajaja.

En la consulta me exploraron y efectivamente bolsa rota, y 1’5 cm de dilatación, esto marcha así que me quedo ingresada.


Ingreso en planta

IMG_3809

A todo esto ya habían venido mis padres y tuvimos la suerte de que estaba sola en la habitación por lo que el proceso pintaba ser más íntimo.

Al haber roto aguas no podía usar la pelota porque existía riesgo de prolapso de cordón, se pone delante del bebé y puede crear dificultades en el proceso, así que de la cama al baño y del baño a la cama.

Y empezaron las contracciones, al principio más o menos llevaderas pero conforme avanzaban las horas se fueron haciendo mucho más dolorosas, muy irregulares… Dicen que las contracciones de parto seco son más dolorosas, no tengo experiencia previa para comparar, jajajaja.

Durante la noche estuve más o menos tranquila, muy dolorida pero tranquila. Esposo me animaba a hacer las respiraciones, me ayudaba a cambiar de postura, me recordaba que yo podía ser fuerte…

En todo ese proceso fue donde perdí los nervios en sólo 2 momentos. Entre contracción y contracción esposo se quedó dormido (del cansancio y las cañas xD) y le dije: que no te duermaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas.

El otro momento fue durante una contracción ultradolorosa y ya bien entrada la mañana (tal vez eran las 8 de la mañana) y yo desesperada me quise tirar de la cama:

- Vane, ¿dónde vas?

- No lo sé,  me voy, que me voy de aquí, déjame, que ya no puedo más



Nos vamos a paritorio

Después de toda la noche y parte de la mañana sin que aquello progresara decidieron pasarme a paritorio para inducirme el parto con oxitocina, vamos, que me iban a poner ‘el gotero’.

Vi el cielo abierto cuando la matrona que entró era Inma, una compañera que estudió conmigo la carrera y que al verme decidió quedarse conmigo y ser la persona que me atendería.

Al haber pasado tantas horas dolorida y sin expectativas de que el final estuviera cerca accedí a ponerme la epidural. No quería cansarme aún más y llegar sin fuerzas al momento, que sacaran instrumental y nos perdiéramos la experiencia bien viva tanto esposo como yo.

Mano de santo la epidural oiga, recuperé fuerzas y quedé lista para lo que viniera.

La dilatación iba MUY lenta pero iba así que me dejaron evolucionar poco a poco y a mi ritmo y venían a verme con mucha frecuencia.

En una de las última revisiones la matrona me dijo que aquello estaba ya muy preparado, que pronto empezaría a notar presión abajo y cuando lo hiciera la avisara para que me explicara qué hacer.

Cuando eso ocurrió vino y entre esposo y ella me ayudaban a hacer pequeños pujos cuando me venía la presión y así estuvimos un buen rato hasta que la matrona le dice a esposo: ¿quieres ver la cabecita? ay madre, ¿pero es que la va a tener aquí? No hombre, la llevamos a otra sala.

Y llamaron al celador para que viniera a por mí, y se me saltaron dos lagrimillas de pensar lo poco que quedaba ya (y ahora también de recordarlo ^^)

Venga, empuja, un poco más, muy bien, venga, un poco más, muy bien, ¿tienes fuerza para otro empujón? ¿sí? pues un poquito más, venga, muy bien Vanessa, muy bien, ya está la cabeza, descansa, descansa… venga, vamos a seguir un poco más, venga, un poco más y salen los hombros, muy bien, ¿quieres sacarla tú?

Y ocurrió (ahora mismo estoy llorando mientras lo recuerdo)

La cogí por las axilas, terminé de sacarla y la puse sobre mi pecho.

14 de junio de 2014, Merche había nacido.

El cúmulo de emociones que sentimos en aquel momento no se puede describir, hay que vivirlo. Lágrimas de emoción y besos, muchos besos, a la niña, entre nosotros… Acababa de ocurrir lo más maravilloso que me ha pasado en la vida, LO MÁS.


CANGREJO_ADIDOS2

22 comentarios:

  1. Qué bonito, nena.

    A mí el parto me da bastante miedo, pero mi idea es dar a luz sin episiotomía y sin epidural. Luego, a saber qué pasa XD Pero tengo la tonta idea de que quiero vivir el momento con todo lo que conlleva, incluido el dolor. No sé.

    Pero qué bonito. Sí, me repito. Jur. xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respeto, más que miedo lo que hay que tenerle es respeto pero entiendo a lo que te refieres

      Eliminar
  2. Mis dos partos fueron muy buenos, pero totalmente diferentes. Uno natural, otro por cesárea.
    No tuve la experiencia de sacar a ninguno de mis hijos, pero me quedan muchos recuerdos, como si hubiera sido ayer mismo.
    Creo que no hay que tenerle miedo, aunque es fácil decirlo una vez pasado. Hoy día nada debe salir más para vivir esta experiencia lo mejor posible para la mamá y las familias.
    Precioso post
    bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una experiencia de la que siempre tenemos muy vivo el recuerdo

      Eliminar
  3. Qué bonito! Debe de ser la experiencia más alucinante... El tema del miedo al parto tiene su aquel, con eso de estar en una situación que se te va de las manos, el dolor y todo eso... Ha sido un post precioso! Normal que se te escaparan las lagrimillas, a mí también! Besos!

    ResponderEliminar
  4. Que entrada más chula querida. Una experiencia que al final se te olvidó todo.
    Besos para las dos.

    ResponderEliminar
  5. Mil gracias por compartir la experiencia, no me extrañan tus lagrimitas porque si emociona al leerlo el sentirlo... : )

    ResponderEliminar
  6. Puedes creer que tengo las lagrimas saltadas? Debió ser precioso,, y creeme también que es una experiencia que no quiero perderme en mi vida, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aysss, no me digas eso que vuelvo a llorar yo otra vez :_)

      Eliminar
  7. Qué bonito :_) Me han contado varios partos y creo que ninguno suena tan bien como el tuyo. Qué maravilla. Me alegro mucho por vosotros y por esa niña tan querida.
    Un besazo campeona!!

    ResponderEliminar
  8. enhorabuena preciosa!! ahora a disfrutar y a reposar!! :-D

    ResponderEliminar
  9. Fíjate cómo están las cosas que ni siquiera sé lo que es episiotomía. Bueno, ahora sí porque lo he buscado en google.
    Se te lee emocionada y con humor, aunque fuesen duros los momentos dolorosos y un poco desesperantes! Cuando la mayoría de la gente quiere ser madre/padre e incluso repite por algo será!
    Sinceramente no tengo NADA de eso que llaman instinto maternal y, si alguna vez llega el momento, me gustaría que pasara lo antes posible... Creo que no nos parecemos en nada en eso jajajaja
    Me alegro de que tengas ese recuerdo y sobre todo que Merche esté aquí =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo digo que repetimos porque se olvida y para enmendar errores. Tengo un buen recuerdo :)

      Eliminar
  10. Me he leído la entrada entera y al final parece que te tocó la epidural... a todo el mundo que le escucho que quería el parto lo más natural posible, al final termina en epidural. ¿Episiotomía también?

    Lo que nunca había oído es que la mamá la pudiera acabar de sacar :-) Tuvo que ser precioso.

    ¡Mil besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Episiotomía sí, pero muy pequeña, un solo punto pero porque llevaba ya 20 horas de parto y estaba muy cansada; según la matrona hubiera salido sin episiotomía :-P

      Precioso lo de sacarlo, PRECIOSO

      Eliminar
  11. primero... lo de los huesos del chocho me he desorinado viva xDDDD
    segundo... dónde te querías ir? ya no podrías más y hala... que te vas porque eso es inaguantable jajajaj qué grande xDD
    tercero... qué bonito :D tuviste la suerte de que pudiste sacarla tú, me han contado otras personas que eso ni pensarlo, la experiencia tuvo que de otra galaxia ^_^ ahora la pequeña Merche está a meses de cumplir su 1º añito de vida :3

    ResponderEliminar
  12. Me he reído mucho con los puntazos que tuviste jajajajaja
    Al final acabé muy emocionada con el momento de que la acabaras de sacar tú. La verdad que no sabía que eso se pudiera hacer. Lo pienso y se me hace muy raro xD
    Yo por el momento no quiero saber nada de parir xDDD
    Merche debe estar guapísima ♥

    ResponderEliminar